lunes, 25 de enero de 2010

TESINA A: Brutalismo, ¿etica o estetica?

1- El origen – Le Corbusier

Después de la guerra Mundial, en Europa, un mundo que ahora se disuelve en los escombros, ¿qué sentido tienen conceptos tales como máquina para vivir, los blanco en superficies libres de imperfecciones de las fachadas de la Villa Savoya, los pilotes y la ventana corrida, la cubierta ajardinada…?
Por ello, en estos momentos Le Corbusier y su brutalismo asumen un tono más dirigido a la inmediatez y, en cierto sentido, a la tragedia.
Existirá un uso del lenguaje que re-evaluara los problemas de la relación entre arquitectura y medio ambiente , con el fin de hacer uso de los materiales naturales utilizados, y su derivación de un vocabulario arquitectónico abierto a la lengua del lugar.
El término se refiere directamente a beton brut (hormigón), pero, por extensión, a cualquier material que se presenta de forma pura, mostrando la importancia del edificio sin elementos formales, incluso con rudeza y abstinencia de cualquier agradable final.
La utilización de beton-brut no oculta las imperfecciones de la construcción en la semántica de la composición de un sistema de vivienda que acorta la distancia entre la función y la forma.
Poco a poco se vio un abandono gradual de la arquitectura de menor tamaño para dar paso a la arquitectura de sistemas más complejos. De los proyectos para la Maison Jaoul a la capilla de la Tourette de Ronchmp, la Unidad de Habitación, la nueva ciudad de Chandigah…es evidente una continuidad hacia lo más duradero y hacia una fuerte experimentación arquitectónica dirigida a un periodo purista, en el cual los primeros signos del brutalismo son ya evidentes.
El Brutalismo como estilo resultó ser una cuestión de superficies derivadas de la Casa Jaoul, y esta sigue siendo la fuente espiritual del Brutalismo como estilo.

2- Denominación – R.Banham y Smithson’s


Obras de Le Corbusier de este período como la capilla de la Tourette de Ronchamp, la nueva ciudad de Chandigarh, la Unidad de Habitación... es evidencia de una continuidad más duradera y fuerte que acabara desembocando en la corriente que renombrara Reyner Banham como Brutalismo.
Originario de Inglaterra, en la base existía un sentimiento de frustración, causado en parte por las difíciles situaciones de la edificación inglesa en la posguerra. Los arquitectos de la época tomaron como modelos a Mies van der Rohe y Le Corbusier; su transparencia intelectual, su manifestación sincera de estructuras y materiales….
Reyner Banham, Alison y Peter Smithson, y otros se reunían en Londres en los años ‘50 formando el grupo Siglo XX. Les unía el interés por el art brut de Dubeffet, la admiración por el beton brut de Le Corbusier, y la pureza estructural de Mies van der Rohe.

3- ¿Ética o estética?

Una forma que no demuestra en sí misma su derecho a la vida gracias a su transparente función,
sino que sólo es puesta para que haya forma,
es no-verdadera y por tanto inaccesible incluso como forma.
ADORNO, Dialéctica negativa


Ética o estética?
El Brutalismo es ambas cosas, aunque de forma separada. Como ética será mucho más importante y será uno de los eslabones más fuertes de una cadena; mientras como estética fue, aunque renovador en la época en la que se desarrollo, solo una muestra indefinida de honestidad en cuanto a la pureza se refiere. No fue un movimiento extremista, ya que ni siquiera pretendió ser original ya que la mayor parte de los edificios brutalistas derivan de Maison Jacoul o de la Unidad de Habitacion de Le Corbusier.
Uno de los problemas que encontramos es que el Brutalismo se ha debatido desde la estética mientras su esencia es ética.
La definición de la ética brutalista resulta mucho más clara que la de la estética. Como ética no tiene casi nada que ver con la brutalidad. Su éxito se basó en su oportunidad (postguerra) y en un nombre atractivo (Brutalismo). En este movimiento la fuerza bruta debía aplicarse en el nivel intelectual. Existía un desafío para todo aquello que era bello y débil, un decidido retorno a los primeros principios de la construcción del siglo XX, con Le Corbusier a la cabeza. No obstante, la arquitectura resultante no había de ser, por fuerza, brutal, solo debía ser básica. Podía emplear cualquier método y material, incluso los plásticos y el metal pulido, con tal de que se usaran básicamente. Esto significaba una liberación de todas las inhibiciones estéticas, pese a la disciplina de un respeto por la naturaleza de los métodos y los materiales, y por la realidad de las partes funcionales. Nada de esto era nuevo, incluso en la mayoría de las cuestiones de detalle, el Brutalismo se apoyó en gran medida en el dogma de Le Corbusier.
La mayor esperanza del Brutalismo, es alejar al mundo de los seductores placeres estéticos y llevarlos hacia la pura inteligibilidad del edificio. El problema sigue siendo desarrollar una estética aceptada hasta convertirla en una “moralidad operativa” para construir todos los días.
Toda la arquitectura contemporánea ha intentado, rompiendo los esquemas clásicos de la axialidad y de la simetría, proponer signos que expresan al exterior una función interna. En esta época, con la crisis del racionalismo, la significación meramente funcional de los signos aparece como insuficiente; ha nacido la necesidad de crear un nuevo lenguaje en la arquitectura mucho más allá de su función. En otros términos, una vez adquiridos los signos racionalistas, se pretende revisarlos, bien mediante una estructura más completa, o bien con una estructura más significativa mostrándose al exterior.
Cuando se trata de decir más cosas, proponer mensajes más ricos y articulados (como puede ser mostrar al exterior una realidad), y teniendo en cuenta que su grado de novedad en cuanto a lo brutal no es alto, ya que se trata en cierta medida de una información ya conocida, es la historia quien nos proporciona tal auxilio; así pues, la arquitectura brutalista, propone imágenes completamente nuevas utilizando los más diversos aspectos de la tradición histórica, pudiendo tener relación desde lo más antiguo, como puede ser la época egipcia o romana, hasta lo más actual como podía ser Le Corbuisier.
Por lo tanto, en esta nueva arquitectura el esfuerzo ya no está solo en el sentido de la función, sino también en el de la significación de dicha función.
De esta manera, podemos decir que la vertiente estética se desarrolló después que la ética, ya que esta ya procedía del pasado. Con todo ello el Brutalismo llegó a ser una arquitectura, un idioma, un estilo, pero principalmente llego a ser una ética.
Con el tiempo el Brutalismo como estilo alcanzo una mayor difusión, en cierta manera, comenzó a tratarse en el sentido en que se comprende hoy, se convirtió en una definición más limitada, relacionada sobre todo con el modo de tratar las superficies. Esto ha tergiversado los planteamientos iníciales, que tenían un mayor contenido ideológico, una ética. Se ha generalizado la idea de que el Brutalismo se basa principalmente en la clara manifestación de los materiales y en las superficies sin revestir ni pulir, pero este carácter no hace justicia a lo que se pensaba en un tiempo pasado, cuando se incluía una ética social a la que daban más valor que a la estética formal arquitectónica.
El mundo puede no estar de acuerdo con la estética Brutalista; pero la conciencia arquitectónica se ha enriquecido de un modo permanente con la ética del Brutalismo, tanto en cuanto en ocasiones uno de los objetivos buscados en la arquitectura de hoy en día y es adaptarse a la función.
Se intentaba rescatar los auténticos principios que habían dado origen a la arquitectura Brutalista, unas ideas en las que el Brutalismo no era tanto una cuestión de lenguaje sino más bien de actitud moral al enfrentarse a los problemas que plantea la sociedad en dicho momento. Es decir, se trataba de una cuestión de ética más que de estética.

4- ¿Pertenece el edificio del Ministerio de Economía y Hacienda al Brutalismo?

a. Presentación

Antes de comenzar a analizar el edificio en sí, su procedencia, así como su familia, realizaremos una breve presentación del mismo.
El edificio del Ministerio del Ministerio de Economía y Hacienda fue diseñado por el arquitecto Antonio Perpiña, autor que se encargo de obras de gran importancia como el desarrollo del complejo financiero de AZCA, del cual se hará cargo después de ganar un concurso para desarrollo.
El edificio se trata de un rascacielos situado en la ciudad de Madrid (España), mide 100 metros y tiene 25 plantas. Este edificio se encuentra en el Paseo de la Castellana, concretamente en la Plaza de Cuzco, en la zona norte de este paseo, y también de la ciudad, donde emerge otro centro financiero, que se situar a medio camino entre el que es, y quiere seguir siendo el gran complejo financiero de oficinas de la ciudad, AZCA, y el que quiere convertirse en el nuevo centro de la ciudad en cuanto a lo que las finanzas se refiere, las Cuatro Torres Business Área, o también conocido como CTBA.
El Complejo Ministerial Cuzco de Madrid, fue construido entre los años 1973 y 1980; bajo un Proyecto realizado en cuatro fases por el Arquitecto D. Antonio Perpiñá Sebriá.
Este rascacielos fue construido en el año 1979, época en que se desarrolla con más fuerza, especialmente en otros países como Reino Unido, la corriente del Brutalismo. Un dato a tener en cuenta es que en su año de construcción la torre se convierte en la 4ª más alta de la ciudad, lo que lo convierte en una de las obras de más relevancia de la capital.

b. ¿Cuánto de brutalista es el edificio?

El ministerio de economía y hacienda fue una de las obras en Madrid que más fielmente expresaba las ideas claves de lo que se denominó Brutalismo, resuelta según una planta ordenada y simétrica, en el exterior del edificio son los elementos estructurales, de uso y de instalaciones los que, totalmente vistos y desnudos, otorgan cualidad y expresión al espacio.
Se trata de uno más de una larga lista de obras que desde los años ‘50 desarrollaron las características de la arquitectura brutalista, extendiéndose hasta los años ‘80, con la exposición contundente de la estructura del edificio, la valoración de los materiales por sus cualidades inherentes y la expresión de cada uno de los elementos técnicos.
Algunas características que podremos tomar del edificio y que estarán relacionadas con el Brutalismo, en cuanto a estética se refiere, serán:
1. El diferentes de crecimiento y desarrollo interno del proyecto, este viene de dentro, mostrando sus propias leyes de desarrollo, concentrando su desnudez en su cara exterior.
2. El término proviene de la exposición de elementos auténticos y de los materiales.
3. Relación entre el nivel de contenido y nivel de expresión del edificio, el contenido está buscando una franca y brutal expresión.
4. Geometrías angulares repetitivas
5. Apariencia áspera.
En el edificio del Ministerio de Economía y Hacienda, podemos observar como el edificio queda desnudo al exterior, sin ocultar el material con el que está construido, mostrándose autentico, despojándose de la “ropa” que en ocasiones se viste a los edificios, buscando una expresión brutal, y consiguiéndolo con su gran presencia, dado entre otras cosas por su tamaño, pero en parte reducido por las hileras de ventanales que lo hacen, si cabe, algo ligero.
Muestra unas líneas geométricas regulares, repetitivas, aunque rompiendo el ritmo que, a priori, puede mostrar en un primer vistazo con las líneas verticales que vienen dadas a través de la ordenación del conjunto por sus elementos estructurales.
Otra cuestion es que se trata de uno de los pocos edificios de la época que está hecho de lo que parece que está hecho.
Centrándonos más en el Brutalismo como ética, también guardar relación con esta corriente, ya que al igual que el inicio del desarrollo del Brutalismo que surgió tras la postguerra mundial, en España en los años finales de los ’70 estábamos escapando aun de una época de dictadura que había determinado la forma arquitectónica del país. Esta arquitectura buscada durante estos años de dictadura también una creación que mostrase fuerza y poder.
Imagen, forma y función eran los elementos más importantes en la arquitectura institucional que se desarrollaría en esta epoca, por ello el Brutalismo encajaba perfectamente en dicha definición.
Volviendo a lo que a estética se refiere, podríamos decir que es una arquitectura incompleta, o quizás justamente completa, ya que muestra la edificación en su material bruto, sin retoque, sin nada que le sobre.
El mayor brutalismo se consigue con la contundencia de la imagen, emocionando, impactando los sentidos con esa imagen brutal que su propio nombre indica.
Después de este análisis podemos concluir afirmando que el edificio del Ministerio de Economía y Hacienda pertenece a la corriente brutalista.

5- Familia

La búsqueda de familiares estará centrada más en la arquitectura brutalista cercana a lo estético, ya que esta estará más referida a la apariencia que a lo que representa.
Ejemplo del Brutalismo que se desarrollo ya en la época del Imperio Romano podemos encontrar el Coliseo Romano, que aunque con diferentes materiales se puede observar cierta similitud, tanto en el uso de un solo material que se deja a la vista, como en esas líneas marcadas verticales que también aparecen en nuestro edificio. Avanzando más en la historia podremos encontrar también similitudes, en lo que a lo brutal se refiere, en los Palacios italianos, todos con esa apariencia áspera del material pétreo con el que estaban construidos, y en ocasiones marcando también esa verticalidad mediante elementos, en este caso, decorativos.
Seguimos avanzando y llegaremos al que será el familiar más importante de nuestro edificio, y este no es otro que la Unidad de Habitación de Le Corbusier, construida en Marsella y ya en el año 1951. Este edificio tendrá mucho que ver con el Ministerio de Economía y Hacienda ya que puede ser un claro paradigma de la corriente brutalista, a partir de la cual se irán desarrollando diferentes edificios pero siguiendo siempre la misma imagen exterior. En este edificio podremos encontrar ya muchos características de lo que posteriormente será el Brutalismo.
Ahora dejaremos de lado algunos edificios que podrán ser familiares lejanos del nuestro, como puede ser el edificio de la ONU en New York, 1952, del arquitecto Wallace Harrison o la Sede diario Arriba en Madrid, 1962, del arquitecto Francisco de Asís Cabrero Torres Quevedo, para pasar ya a lo que será el movimiento Brutalista, donde podremos encontrar edificios con una gran similitud al edificio que nos incumbe.
Nos situaremos en los años que van desde 1960 hasta 1980, donde se ubicaran todos los edificios que veremos a continuación, y que serán los familiares más cercanos del edificio del Ministerio de Hacienda y Economía de Antonio Perpiña.
Uno de ellos, y el primero en aparecer será el edificio Portland House en Londres, que aparecerá en el año 1963. Este edificio poseerá una misma forma prismática, aunque abombada en la parte central, y en el que encontraremos un remate en la zona alta que le asemejara a nuestro edificio. Otro edificio que aparecerá unos años más tarde será el edificio Nestle Tower Block también en la ciudad de Londres. Este aunque con otros materiales encontraremos algunas similitudes con nuestro edificio tan en forma, en líneas verticales y en ese remate en la zona alta que aparecerá en muchos de los edificios que veremos.

Un edificio que se asemejara al nuestro será el Trellick tower, que aparecerá ya pasado unos años también en la ciudad de Londres ,1972. Familiar con una misma piel, material, que el edificio que nos incumbe. En el encontramos esta torre con forma prismática que la diferencia a la nuestra en los elementos laterales, un torre separada unida cada ciertas alturas y otro elemento de comunicaciones en el otro extremo.
Si seguimos sin salir de la ciudad de Londres encontraremos también el edificio de 102 Petty France, en 1976. Edifcio con un forma diferente pero que guarda cierto parecido en fachada. La mayor diferencia con nuestro edificio es ese remate de dos plantas con una forma que sobresale de la linea de fachada.

Ya dejando la ciudad de Londres y llegando a Detroit, en este mismo año aparecerá ya uno de los dos edificios más parecidos que podremos encontrar, y este será el edificio Mcnamara Federal Building. Edificio, que aunque no posea la misma forma en planta, y la esbeltez de perfil que tiene el edificio de Perpiña, se trata de uno de los familiares más directo que podemos encontrar. Tiene un gran parecido en fachada, incluso con un remate en la zona alta que recuerda claramente al que tenemos en el edificio del Ministerio de Economía y Hacienda.
Ya por ultimo encontraremos en el año 1980 el edificio Genex, situado en Belgrado, Serbia. Se trata de dos edificios gemelos con gran parecido al nuestro y que se encuentran unidos por la zona alta. En ellos si eliminásemos las formas circulares que poseen en los laterales, que funcionan como núcleos, tendríamos dos edificios prácticamente iguales al nuestro.

Una vez analizada la familia de nuestro edificio podemos llegar a darnos cuenta de cómo el Brutalismo deja de ser Brutalismo en sí mismo, y es utilizado de tal forma que pierde toda brutalidad.
Del repetirse se pasa así a la imitación, arrastrando consigo la fuerza del Brutalismo, pronto fijado como algo conocido pese a su desconexión, su ausencia de sentido y desconocimiento
Se produce una imitación del imitador, e Imitar a un imitador no es más que la refutación de la ceguedad que sumió a la mayoría de los arquitectos de los edificios que forman la familia.
Debe buscarse en el contenido la última consecuencia del continente y no al revés, entendiendo como continente la forma escultórica asumida por el arquitecto, ya que en muchos de estos edificios toma más fuerza el continente sobre el contenido.
Este hecho produce que el Brutalismo pierda su identidad, utilizando los edificios de una manera que no es lo buscado por esta corriente, desencadenando que estos ya no posean la ética brutalista y se conformen con la estética. Como indicó Hegel: "¿Qué sucede cuando el espíritu tiene lo que quiere? Su actividad ya no es excitada; su alma sustancial ya no entra en actividad".

1 comentario:

  1. Fantástico texto, me ha gustado mucho tu explicación...ha sido de gran ayuda! estoy haciendo un trabajo sobre la influencia del art brut en la arquitectura y claramente el brutalismo toma algunos de sus ideales.

    un saludo

    ResponderEliminar